Trending
Home   /   Pacto Verde  /   La ciudad que sabe cómo utilizar la madera y la paja a su favor
La ciudad que sabe cómo utilizar la madera y la paja a su favor

¿Una ciudad entera con calefacción y luz gracias a la madera y a la paja? ¡Sí es posible! En la ciudad de Pecs, Hungría, esta energía “verde” reemplazó el carbón que oscurecía el cielo en los años 50, y luego el gas importado del extranjero. Ahora esta energía es utilizada para generar calefacción y luz ¡Todo gracias a la madera y a la paja! Un modelo único en Europa.

© Veolia

Dos torres de fierro se observan en el cielo de la ciudad desde hace más de 50 años. En este lugar se habla de la central, actualmente propiedad del grupo Véolia.

La visita comienza en un enorme hangar donde se cargan los bloques de paja sobre un piso rodante. Estos son aplastados por un tornillo gigante, luego son arrojados dentro de una caldera alta (como de un edificio de 10 pisos)

La paja alimenta una central de 35 megavatios. La otra central de 50 megavatios quema madera desde el 2004.

Estas dos energías permiten calentar e iluminar la ciudad (150.000 habitantes, equivalentes a 31.000 viviendas y 450 edificios públicos). Se trata de un sistema facilitado por la red de calefacción colectiva heredada del período soviético.

© Veolia

La planta de biomasa de Pécs representa hoy en día el equivalente a 210 millones de metros cúbicos de gas por año, reduciendo la dependencia de la ciudad al gas ruso y además logra disminuir el costo de la energía.

Muchos contentos… y algunos escépticos.

Existen otros beneficiarios: los agricultores de la región (según los responsables de la central, la paja es recolectada en menos de 100 kilómetros).

Yannos Ditrich, agricultor que dejó sus vacas y ovejas para cultivar cereales y vender paja. Desde ahí, sus ingresos se han multiplicado por diez. Antes, el forraje seco (paja) solo le servía para alimentar sus suelos. En la actualidad, para reemplazarla, el utiliza los sacos de cenizas que le brindan en la central. Estos son cargados de minerales y de potasio.

La madera que alimenta la central era también un material que no se utilizaba: troncos malformados, carpintería inutilizable, residuos forestales, serrín, etc. El director general adjunto, Peter Rudolf, se alegra de haber creado un mercado al agregar valor a los desechos.

Sin embargo, el proceso es codicioso: se requieren 400.000 toneladas de madera y 180.000 toneladas de paja al año. En Pécs, un colectivo de ciudadanos asegura que desde que la central funciona, el bosque ha disminuido. La tala se practica regularmente de manera masiva, independientemente de la regeneración forestal.

Los primeros años, algunas manifestaciones fueron organizadas contra la central. Pero nada le quitará a Pécs su compromiso con lo renovable. Incluso, la ciudad ha firmado contrato con el grupo Véolia hasta el 2030, además su alcalde, Zsolt Pava, quiere hacer de su comunidad “la ciudad más verde de Europa”.

Fuente: France Info
Foto Principal: Andrea Obzerova

¿Qué opinas de este artículo con respecto al medio ambiente?
  • Nocivo (0)
  • Perjudicial (0)
  • Amigable (0)
  • Responsable (0)

Tags

Related Article

Comentarios

comentarios